Fotos Instagram

Barakha, Panadería Ancestral (4,4)

 

Cra 1 Oeste #1-109, segundo piso de Super A, Santa Teresita.

 

“El espíritu del medio oriente, las masas y el horno” 

 

LC.

 
 
 
PRECIOS: Panes artesanos entre $2.500 a $10.000 aprox. Desayuno holístico por persona (4 opciones a elegir, incluye bebida) $18.500.

Del latín panis, el pan es uno de los primeros alimentos procesados por el hombre desde la prehistoria. Es una mezcla de harina de cereal (trigo, centeno, cebada, maíz, arroz...) y agua, a la que se puede agregar una levadura que fermente la masa, así como múltiples ingredientes adicionales desde sal, azúcar, semillas, etc.
 

La historia del pan es un reflejo de nuestra evolución. Se cree que los primeros panes se elaboraron el el 8000 adC, posiblemente en Asia central, con cereales silvestres molidos con piedras, humedecidos, formando unas gachas que fueron secadas al sol o cocidas por el fuego de una hoguera. Este pequeño paso gastronómico fue uno de los motivos por el que los hombres pudieron asentarse y dejar de ser nómadas, gracias a la domesticación de unos cereales, que ahora sí podían digerir.

Posteriormente, gracias a los egipcios se desarrolló el malteado de las semillas, la fermentación de la masa y la cocción en hornos de piedra, obteniendo hogazas más nutritivas, suaves y de mejor sabor.
 
 
La expresión Barakah, en árabe, significa suerte providencial o buena suerte y se refiere a cuando se supera un evento adverso casi milagrosamente.

En el oeste de Cali, en un segundo piso, se encuentra Barakha, una panadería – café, que bajo la premisa de “elaboración ancestral” y ofrecer “alimentos vivos”, resaltan una mixtura de técnicas, aromas y sabores árabes, europeos y colombianos, ofreciéndonos grandes productos salidos del horno; bollería, panes de masa madre, de cortezas firmes y migas bien aireadas, harinas de múltiples cereales y mezclas creativas en la elaboración de la masa, que nos acercan más a los grandes países panificadores como Francia o Alemania y nos sacan de la monotonía y el dulcete de nuestros blandos panes aliñados convencionales.
 

Allí también ofrecen diferentes tipos y preparaciones de cafés, tés y otras bebidas como chocolate, colada, forcha e incluso kefir. Bollería y pastelería, como brownies, torta de naranja bañada en chocolate, sandwiches y productos colombianos como  “arepa quesuda” y pandebonos. Así pues, casi un sin fin de hijos de la harina, muchas opciones de maridaje y acompañamientos, con productos artesanales de buena calidad y creatividad, con fusión de  técnicas que crea nuevas propuestas como el hummus de chontaduro.

En las mañanas de Lunes a Sábado, tienen desayunos, ya sea para armar eligiendo sus componentes en una carta o, 4 conjuntos ya elaborados; Casero, Caleño, Libanés y Nutritivo.

 

En conclusión, un lugar con una muy buena propuesta panadera, con algunos de los mejores panes de la ciudad y acompañantes de muy buena calidad y variedad.

 ¿QUÉ PIDO?:

Muchas opciones donde prima el gusto del comensal. Muy buenos panes como el notable Miche al-Barakha o el pan horneado en hoja de plátano y el impresionante “Brownie de Chucho” con chocolate amargo y un shot de café... difícil de igualar en toda la ciudad.

 
 
PROS:

-       Muy buena calidad de los productos y variedad de los mismos.

-       Excelentes materias primas y una cuidada elaboración, dan como resultados panes de gran calidad y agradable sabor, solos o acompañando, con la versatilidad que no tiene un simple “pan aliñado” convencional.

-       Un servicio muy amable y dispuesto a ayudarnos a entender los productos y saber elegir.
 

A Mejorar:

-       La oferta de panes cambia constantemente y aunque esta rotación es un Pro, en ocaciones no encontrarás el tipo que buscabas (pero vale la pena probar otro).

-       No abren los domingos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...