Fotos Instagram

La Brasserie, Hotel Intercontinental (4,1)

 

Av. Colombia No. 2-72, Hotel Intercontinental, Cali.

 

“Buena comida típica, en un hito de la caleñidad”

 

LC.




PRECIO: Plato fuerte por persona $32.000 - $38.000

La empresa hostelera lleva cientos de años siendo parte importante del desarrollo de las civilizaciones. Lugares llamados de mil formas según la época y los servicios que brinden: posadas, pensiones, hostales, albergues, hoteles, ByB, pero que tienen en común, la labor de brindar al viajero los servicios de alojamiento y restauración (alimentación), lo que ha permitido que las personas lleguen a puntos muy distantes, impulsados por sus intereses particulares y a que exista, inevitablemente, un enriquecimiento cultural.

Son los grandes hoteles, establecimientos emblemáticos en una ciudad que  embellecen el paisaje urbano con su imponente arquitectura y nutren la tradición local con su propia historia y la de todos los personajes ilustres que se hospedaron allí. Aunque todos conocemos su empaque, la gran mayoría, no conocen su interior, que continúa guardando ese glamour y aire místico, casi prohibido para los locales.
 

 La alimentación es uno de los dos pilares de un hotel y es por lo general una muy buena excusa para visitarlo. Grandes salones, cartas amplísimas de reconocidos chefs que nos proponen un viaje gastronómico por el mundo y un sin fin de peculiaridades, que hacen de estos restaurantes un grupo aparte, que tiene por consigna satisfacer al huésped, haciéndolo sentir como en casa (o mejor, si es posible).

Los Comidistas en esta ocasión, visitamos La Brasserie, uno de los restaurantes del hotel de 5 estrellas más tradicional de la ciudad. Al estar ubicado en el interior de un hotel de lujo, goza de los beneficios estéticos y locativos del lugar, además de  sacar provecho al sex appeal de las 5 estrellas y de esa sensación de distensión y confort, que tras atravesar el lobby, nos hace pensar por un momento que estamos de vacaciones.
Pero así también, sufren las limitaciones y problemáticas de las exigencias de un hotel. Para satisfacer a todos, se cae en la error (casi justificado) de hacer un menú demasiado extenso, lo que dificulta la especialización.
 
En la Brasserie encontramos, después de pasar por el vestíbulo y por los amplios pasillos, un ambiente singular, más informal, ya que las mesas se encuentran casi al aire libre, al lado de la piscina. El servicio es bueno, con personal amable y bien entrenado, la comida esta bien y los mejores platos de la carta son los locales (ver ¿QUE PIDO?).

En conclusión, uno de los restaurantes de este hotel emblemático de casi medio siglo, con buenos platos locales, que pueden servir de excusa para adentrarse en este recinto 5 estrellas y sentirse de vacaciones por un momento.
 
¿QUE PIDO?:
 

- Arroz con Camarones:

Porción generosa con abundantes camarones de muy buen tamaño. Adecuado color, muy aromático, arroz de muy buena textura y con sabor agradable, con destacada presencia de coco.


- Arroz Atollado Vallecaucano:

Buena porción, adecuada proporción arroz-protéica (chorizo, costilla, pollo), buena textura del arroz, buen sabor y adecuado balance, evitando que sea un plato pesado.
 
PROS:

- El ambiente, el servicio y la comodidad de un hotel 5 estrellas te hacen creer por un rato que estas de vacaciones.

- La comida Colombiana y el buen manejo de los arroces.

- Buena preparación y carácter de la comida típica vallecaucana.

- El sentimiento del Cali de antaño de este Hotel que lleva con nosotros más de 45 años.


A MEJORAR:

- El ambiente. Si, aunque es una ventaja disfrutar de un hotel 5 estrellas, y comer casi al aire libre al lado de la piscina, también trae consigo las incomodidades del sofoco de un día caluroso y, la algarabía de los bañistas.

- El nivel de la comida criolla es superior al de la internacional. Como en el Filet Mignon, donde la salsa estaba grumosa, muy espesa y salada.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...