Fotos Instagram

Mochika Perú Bistro (4,3)

Avenida Cañas Gordas, Casa # 19, Cali.

“El legado de una cultura”


LC.
 


 
 PRECIO: plato fuerte por persona entre $36.000 - $60.000.
 
La cultura Mochica (Moche) fue una cultura precolombina asentada en el norte del Perú, quienes lograron levantar un pueblo próspero en la desértica costa peruana hace casi 2000 años. De riquísima cultura y desarrollo, eran conocidos por la diversidad e innovación de sus ingenierías: Un notable sistema de canales de riego y acueductos, novedosas técnicas agrícolas como el abono con guano (sustrato desecado de los excrementos de aves marinas o murciélagos) y pesca mediante el uso de caballito de totora (esbelta embarcación hecha con tallos y hojas de totora), eximios artesanos de cerámica y metalurgia, grandes arquitectos y notables comerciantes con redes amplísimas que involucraban hasta territorios de los actuales Chile y Ecuador.

En esa época de riqueza y expansión, la gastronomía no se quedó atrás. Los Mochicas supieron aprovechar la abundancia de sus costas y la productividad de sus cultivos, llenando sus alacenas de una infinidad de productos que diversificaban su mesa, irguiendo así un pilar fundamental de la cocina peruana actual, con esa característica mezcla de productos costeros y serranos. Diversos tipos de peces, calamares, cangrejos, langosta, pulpos y tortugas, animales de caza como patos, venados, pava de monte y otras aves, así como la cría y recolección de cuyes, caracoles y ancas de rana y, de su huerta una gran variedad de frutas, cereales, verduras y tubérculos con un sin fin de tipos de papas, maíces y ajíes (chiles).
 

 
Solo periodos intensísimos de inestabilidad y extremos climáticos, con sequías seguidas por inundaciones y nuevas sequías, lograron acabar con esta cultura por el año 750 dC, pero no así se extinguió su legado, que ha prevalecido en el tiempo y que siglos después fue enriquecido por las influencias Chifa y  Nikkei y, de esta mixtura, en las manos de chefs como Gastón Acurio (Astrid y Gastón) y Virgilio Martínez Véliz (Central), dieron paso a la revolución culinaria peruana, que es hoy en día tendencia y referente mundial.

En esta ocasión Los Comidistas visitamos a Mochika, restaurante situado en el sur de la ciudad. Un espacio gratamente decorado con un estilo moderno, donde mezclan intensos colores primarios en paredes monotonales, incluso texturizadas, con accesorios y tapices metalizados. Un buen servicio y una carta que ofrece en su mayoría platos de la nueva cocina peruana, además de mezclar técnicas, cortes e ingredientes foráneos (pulpo español, filet mignon, parmesano, salsa bechamel, risotto y pastas).
En su menú se rinde homenaje a los pescados y mariscos, presentes en muchos platos, bien tratados y siempre intentando plasmar en ellos el sello inca, haciendo uso de diversos ingredientes andinos, logrando una diversidad de sabores y texturas en cada plato (Ver ¿QUE PIDO?).

Una experiencia muy positiva, el encontrarnos la muy buena calidad del cebiche (ceviche, sebiche o seviche, todas aceptadas por la RAE), insignia de la cocina peruana con influencia nikkei. Pescados y mariscos frescos y adecuadamente marinados y sobretodo, una muy buena leche de tigre, donde su manto blanco baña el plato con sus aromas marinos y su sabor ácido y metalizado.

Así también, son de  buena calidad las bebidas elaboradas en el lugar.

En conclusión, Mochika es un restaurante de carta peruana, con diversos platos representativos de la geográfica inca, sabores bien logrados y un gratificante aprovechamiento de los pescados y mariscos. Vale la pena visitarlo.


¿QUE PIDO?:

- Ceviche Mixto:
 
 
Buena porción, mezcla de pulpo, calamar, corvina y camarón, muy frescos. Cebolla roja en plumas, maíz tierno cocido y cancha (maíz  tostado). Todo esto acompañado por una recipiente lleno de leche de tigre (lo que antes solo era el jugo que dejaba el ceviche, hoy es una apetecible preparación, donde se licúa pescado blanco, cilantro, cebolla, ají, pimienta, limón y mariscos), cremosa, potente pero balanceada, aromas de mar y sabores ácidos, frescos, leve picor y un fondo a mantequilla suave.
 
- Causa de camarones:
 
 
Colorida versión de este plato limeño, donde un suave puré de papa amarilla, aderezado con limón y ají amarillo, contiene camarones frescos, cebolla picada y mayonesa de la casa.
 
- Corvina Mochika:
 
 
Un buen corte de corvina, fresca, cocida en su punto (aunque algo sobresaturada de aceite), bañada en una abundante salsa aterciopelada, blanca, dulce y alegremente aromática, protagonizada por el coco. Inmersos en ella, trozos de calamar bien hechos, champignones frescos y jugosos y camarones.

- Chaufa de mariscos:


Plato popular de la influencia chifa. Arroz sofrito, en salsa soja, aderezado con jengibre, ajonjolí y cebollín. Como proteína, camarones, pulpo y calamares, correctamente hechos. Porción generosa, muy aromático, balanceado y de sabor delicado.

- Chicha Morada


Muy buena bebida, de adecuado dulzor, refrescante y de característico sabor peruano. Hecha de maíz kulli (que da el color morado), piña, limón y canela.
 
- Bebida Garden:
 

Bebida muy refrescante con ligera acidez. Usa como base Ginger Ale y aromatizada con albahaca genovesa y limón.
 
PROS:

- Buen ambiente y atención.

- Comida peruana variada y bien lograda.

- Muy buena leche de tigre.

- Gran aprovechamiento de los frutos de mar.


A MEJORAR:

- Buena interpretación de la cocina peruana, con una carta extensa, en la cual algunos platos que no pertenecen a la culinaria inca no aportan mucho, pero sí hace más largo el menú.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...