Fotos Instagram

"Gluten Free", una dieta libre de criterio.

FoodiesPedia


El gluten NO es malo, NO es el responsable de que engordemos y los productos gluten free (libres de gluten) NO son más sanos, pero sí más costosos, Los Comidistas les explicamos por qué.

El gluten es un grupo de proteínas presentes en algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno, la avena, la espelta, la escanda, el kamut y el triticale. Es responsable de la elasticidad de la masa y permite que tras la fermentación, el pan sea más esponjoso y suave, por eso panes de harinas como la avena, por su bajo contenido de gluten, son más compactos que los de trigo.

Hemos consumido una dieta rica en gluten, desde hace más de 10.000 años, cuando se desarrolló la agricultura en Medio Oriente. Desde entonces, supimos aprovechar los cereales, especialmente el trigo, moliéndolos y haciendo pan, convirtiéndose en parte fundamental de nuestro diario vivir y siendo uno de los pilares de nuestra civilización.

Encontramos gluten en pasta, panes, cerveza, pasteles, productos de repostería, galletas, jamones y embutidos, cubos de caldo para cocina, algunos condimentos y salsas, productos para apanar, etc. También se utiliza el gluten para espesar y dar consistencia a muchos alimentos empaquetados como papas fritas y otros snacks y como excipiente para algunos medicamentos de uso común. Así que como pueden ver, el gluten está en todas partes y para tener una dieta libre de gluten tendríamos que olvidarnos de todos estos productos, pero ¿por qué hacerlo?.
El mercadeo, las modas y las dietas infinitas que circulan en las redes, se aprovechan de nuestra ignorancia y caemos en trampas por desconocimiento. La alimentación libre de gluten es un tratamiento para una enfermedad y no una dieta o forma de vida para personas sanas. Las únicas personas que no deben consumir gluten son los que sufren Celiaquía, una enfermedad presente aproximadamente en 1 de cada 100 personas (en otras palabras, el 99% de nosotros estamos sanos), ya que no son capaces de digerir la gliadina. Esta entidad se debe diagnosticar por un médico especialista, tras varias pruebas y no por Google.
 
En los supermercados nos venden productos "gluten free" como si fueran más saludables y además prometen que consumiéndolos, vamos a estar más delgados, cosa que no es cierta. Para eliminar el gluten de los alimentos, estos sufren de complejos procesos físico-químicos, donde además pierden nutrientes como fibra, Calcio, Hierro y vitamina B y para compensar la pérdida de textura y sabor, los fabricantes recurren a añadir más azúcares, aditivos artificiales y grasas y estaríamos cayendo en el absurdo, de consumir un producto menos natural, con menos vitaminas y minerales y más calorías (una galleta tradicional puede tener unas 70 calorías, una libre de gluten unas 210).

Además, esta estrategia de mercadeo se aprovecha también de los productos que naturalmente no tienen gluten, como el arroz, recalcando esta característica en el empaque con un sello de "gluten free" e incrementando su costo y aprovechándose de nuestra ingenuidad, haciéndonos creer que es un producto más saludable.


Una dieta sana debería estar compuesta, en su mayoría, de productos no procesados como frutas, verduras, cereales enteros y proteínas y menos de productos de harinas refinadas o azúcares simples y es por eso, que las personas al eliminar productos de repostería, panes y "mecato", adelgazan. No es el gluten el malo de la película, somos nosotros que preferimos comer un pastel que una manzana.

Los Comidistas los invitamos a entender lo que comemos, para poderlo disfrutar a plenitud, consintiendo nuestro paladar, cuidando nuestra salud y protegiendo nuestro bolsillo. Tenemos que ser más críticos con la publicidad y la moda. Una dieta saludable, exige conocimiento, aprender a leer las etiquetas de lo que consumimos y saber elegir nuestros alimentos.

El gluten no es malo, ni poco saludable, todo lo contrario, es evidente que un buen pan artesanal integral CON GLUTEN es mucho más saludable que aquellos productos mega procesados SIN GLUTEN.

Comamos más de lo que nos da la naturaleza y menos de lo que las fábricas producen. El gluten crece de la tierra en nuestros cereales, mientras que los productos refinados y altamente procesados, los creamos nosotros. ¿La elección es fácil, no?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...